Un blog que recopila reseñas, informaciones, fotografías y escaneados de esos tebeos, cuentos, troquelados y revistas inencontrables con personajes clásicos europeos, en su mayoría españoles, aderezado con una sección de ''dedicatorias'' para los más fetichistas.

domingo, 29 de noviembre de 2009

"El génesis de Superlópez"


En el número trece de la colección, Jan decide hacer este recopilatorio de material antigua en lugar de dibujar un nuevo álbum, y no creo que sea por supersticíón, pues él mismo utiliza el número trece en muchas de sus aventuras, habiendo nacio un trece de Marzo.
El tebeo contiene textos de Antonio Martín, y comienza con chistes mudos del personaje, en esta ocasión a todo color, creados en 1973 por Jan para la editorial Euredit (encargado por el propio Martín), en la que dentro de su colección Humor Siglo XX, crea un héroe español que parodia al famoso Superman. Originariamente fueron en blanco y negro, en un tomo apaisado, siendo la primera aparición del personaje, cuyo material se publicó al completo por entregas en la revista Superlópez de Ediciones B.

Tras esto, en el álbum y en la historia, al personaje le tocó aterrizar en la editorial Bruguera, donde registraban los personajes a su favor y cuya política de empresa era crear el chiste por el chiste, sin contar ningún tipo de historia ni enviar ningún mensaje al lector que le dejara pensar sobre algún tema en concreto, cosa que Jan no veía con buenos ojos. De este modo, renunció a los guiones y autores de la casa se encargaban de crearlos, siendo estos tan insulsos que hasta los mismísimos guionistas, como Conti, firmaban con pseudónimos. En estas historias de páginas individuales, nuestro héroe estaba casado con una señora gordita y pelirroja, de muy mal genio y que, conocedora de la personalidad secreta de su marido, utilizaba en muchas ocasiones para beneficio propio. Jan se armó de paciencia durante años para conseguir contar lo que quisiera con un personaje que estaba siendo muy querido entre los lectores, cada día más, pero pese a que los guiones y la política de Bruguera era algo horrible para el autor, siguió cuidando de su trabajo y creando, dibujísticamente, verdaderos trabajos de profesional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario