Un blog que recopila reseñas, informaciones, fotografías y escaneados de esos tebeos, cuentos, troquelados y revistas inencontrables con personajes clásicos europeos, en su mayoría españoles, aderezado con una sección de ''dedicatorias'' para los más fetichistas.

jueves, 2 de abril de 2009

Pafman: agente cero, cero, patatero

Pafman: agente cero, cero, patatero, por Joaquín Cera. Top Cómic Pafman # 6. 12,00 €.

Sexto número de las nuevas aventuras del héroe español, esta vez en una nueva edición en tapa dura que encarece su precio.
Cera sigue dándonos entregas de este personaje de los 90 que apareció en la revista Mortadelo, cuando ya después de trabajar con Bruguera justo antes del cierre, siguió trabajando para Ediciones B, quien compró el fondo editorial.

Pafman nace como parodia de Batman para conseguir un éxito similar al que se consiguió la editorial con Superlópez, pero el autor piensa que su Pafman sólo era un personaje de relleno en la revista.
Después de muchas aventuras cortas de dos y seis páginas, Pafman protagonizó por entregas aventuras largas que más tarde se recopilarían en la famosa colección Olé, como El asesino de personajes. Por esa época de los 90, las revistas desaparecerían del mercado, dejando a Pafman también fuera del mapa, hasta que en 2004 redevolvieran haciendo constar en el relato de la nueva aventura una explicación de su desaparición.
Pafman y su compañero Pafcat viven nuevas aventuras cada año, con una nueva vestimenta y nuevos personajes, siendo en este nuevo número donde más villanos clásicos se reúnen para destruir a nuestro héroe logroñés. El general Mafrune contrata a nuestros protagonistas por error, y éstos dejan a Tina Tonas y al Profesor Fuyú de lado para vivir sólos esta trepidante aventura, en la que tendrán que detener a una empresa llamada Spektrosa cuyo propósito es derretir la antártida, inundar medio mundo y hacerse ricos vendiendo manguitos y colchonetas hinchables.

Gags contínuos, absurdos y delirantes, y muchas referencias a la realidad, como el precio del álbum, al autor, a actores famosos y un largo etcétera. Un álbum muy divertido si no fuese por el colorista, que hace un trabajo que es difícil de empeorar, rellenando de color muchas líneas cinéticas que le restan movimiento y dinamismo al dibujo, abuso de fondos psicodélicos con degradados, haciendo luces y sombras como le viene en gana y dejando muchas mentiras.
Se nota que el autor no es quien da el color, excepto en la portada y en una viñeta de la página 34, donde está correctamente aplicado. Si Cera hubiera dado todo el color al álbum, os lo recomendaría mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario